En Lácteos Segarra sabemos que el queso de cabra es uno de los alimentos que nos acompaña desde la antigüedad por sus grandes beneficios que aportan a nuestra salud, gracias a su bajo contenido en grasas y su aporte en calcio, proteínas y vitaminas. Es una buena opción en nuestra dieta por su alto contenido nutricional,  mejor opción que los quesos de vaca. Los principales beneficios que aporta son:

  • Es fácil de digerir al contener menos lactosa, caseína y partículas grasas por este motivo es ideal para personas con intolerancia, con problemas gástricos y para niños.
  • Contiene un alto contenido de nutrientes como son la vitamina A, D, K, riboflavina, potasio, fósforo, hierro, niacina y tiamina.
  • Es más bajo en colesterol, calorías y grasas, haciendo que sea una opción ideal para dietas bajas en grasas y colesterol, además ayuda a prevenir la diabetes y enfermedades cardiovasculares.
  • Contiene probióticos y menos hormonas, ayudando a mejorar la flora intestinal, al sistema inmunológico, a la absorción del calcio y la sintetización de la vitamina B.

¿Cómo se hacen los quesos de cabra?

A continuación te explicamos cómo elaboramos tres de nuestros quesos: rulo de cabra caprillice, curado caprillice y oreado Caprillice mini.

  • Rulo de cabra Caprillice

El rulo de queso de cabra Caprillice es un queso diferente al resto de la gama. En efecto, se trata de un queso de pasta blanda, elaborado a partir de la fermentación láctica. También se puede observar que su corteza está cubierta con un manto blanco. Este efecto se debe a su recubrimiento con Penicilium. ¿Te gustaría probarlo?

conoce cómo se lleva a cabo la fabricación del queso de cabra

  • Curado Caprillice

El Curado Caprillice es un queso cuya maduración es llevada a cabo por nuestros expertos queseros. Madura durante al menos 6 meses, lo que le confiere un sabor muy intenso y un exquisito buqué. Este queso ha conquistado los paladares más exigentes. ¿Conquistará el tuyo?

  • Oreado Caprillice mini

El Curado Capricille mini sigue un proceso de fabricación muy específico. En primer lugar, se recibe la leche, se refrigera y se pasteuriza. Luego fermenta y coagula. Después hay que cortar la cuajada, moldearla, prensarla y salarla. El queso madura durante más de 45 días. Después de este paso final, se empaca y se prepara para la venta al cliente. ¿Alguna vez lo has probado?

En Lácteos Segarra, nuestro objetivo diario es la fabricación y comercialización de quesos de cabra de calidad. Elegimos materias primas de calidad y seguimos un proceso de fabricación preciso para cada tipo de queso.

Las mejores combinaciones con queso de cabra

De entre todas las recetas con queso de cabra que existen, nombramos estas tres por ser fáciles de hacer y su gran sabor.

  • Queso de cabra con membrillo

Receta de tostas de este queso con membrillo sencilla e perfecto para una merienda.

  1. Tostamos las rebanadas de pan en el horno o tostadora para que cojan color.
  2. Hacemos a la plancha el queso de cabra en rodajas, para que se dore.
  3. Cubrimos el pan con rebanadas de membrillo que tendrán encima el queso de cabra tostado.

recetas con rulo de cabra caprillice

  • Cebolla caramelizada con queso de cabra

Receta de cebolla caramelizada con queso de cabra para servir como aperitivo en ocasiones especiales.

  1. Prepara la cebolla caramelizada en un cazo con los ingredientes: sal, azúcar y aceite.
  2. En un plato pon las rodajas de queso de cabra y espolvorea por encima azúcar moreno.
  3. Para caramelizar el azúcar moreno utiliza un soplete de cocina, el horno o una sartén antiadherente.
  4. Pon en el plato el queso con el azúcar moreno y la cebolla caramelizada.
  • Queso de cabra con nueces

Receta de bolas de queso de cabra con nueces que sirven como aperitivo, adorno de plato o complemento.

  1. Quitamos la parte dura del queso de cabra y  aplastamos el resto de queso blando. Le añadimos miel, pimienta negra y lo reservamos.
  2. Trituramos las nueces hasta hacerlas polvo y lo añadimos a la mezcla de queso y miel.
  3. Lo mezclamos todo bien y lo metemos en el congelador durante media hora.
  4. Las sacamos, le damos forma de bolas y las volvemos a meter en el congelador hasta el momento de llevarlas a la mesa.