Para lo amantes del queso, el queso de cabra suele ser uno de los favoritos por tener un sabor intenso y peculiar. Es ideal para combinarlo en platos fríos como en las ensaladas, montaditos, pinchos y algún que otro postre. O si prefieres un plato caliente te hemos dejado a continuación la receta de una quiché con verduras y queso fresco de cabra.

Beneficios del queso fresco de cabra

Por extraño que parezca, el queso de cabra es el queso más saludable ya que contiene menos grasas saturadas y por su alto contenido nutricional

Contiene un alto contenido en vitaminas A, D, K, B2, niacina (B3) y tiamina (B1), además de potasio, calcio, hierro, que ayuda a prevenir la osteoporosis y a fortalecer los huesos, y gracias a su contenido en fósforo mejora la memoria y la concentración.  

Además, contiene proteínas y 1% menos de lactosa, lo que le hace más tolerable para quienes tienen intolerancia.

Por último, gracias a los probióticos que contiene, ayuda a la flora intestinal y el sistema inmunológico.

Receta de Quiche de verduras y queso fresco de cabra

Como sabrás, ¡las recetas con queso de cabra son infinitas! A continuación te explicamos paso a paso cómo hacer una de nuestras preferidas: la quiché.

Tiempo de preparación:

  • Dificultad: media
  • Plato: segundo
  • Raciones: cuatro

Ingredientes

Para la masa quebrada:

  • 1 huevo
  • 1 vaso de harina de repostería (250 gramos)
  • 125 gramos de mantequilla
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:

  • 200 gramos de queso fresco de cabra
  • 1 calabacín
  • 2-3 champiñones
  • 1 puerro
  • Un paquete de masa quebrada congelada (o masa casera, te damos la receta)
  • 1 berenjena
  • 1 pimiento rojo
  • un vaso de nata líquida
  • 2 huevos medianos
  • Clara de huevo para pintar la masa
  • Un poquito de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Hierbas como orégano, tomillo, albahaca o romero u otras (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra o mantequilla de vaca de calidad extra

Elaboración paso a paso de la quiche

Para la masa quebrada:

  1. Pon en un bol la harina previamente tamizada. Recuerda que debes tamizarla si quieres una masa homogénea y de textura fina. Añade la sal.
  2. Mezcla la harina con la mantequilla a temperatura ambiente y cortada en trocitos pequeños.
  3. Cuando te quede como una especie de masa no compacta, hecha grumos, incorpora el huevo.
  4. Mezcla hasta que te quede una masa homogénea.
  5. Haz una bola con ella, ponla en un plato tapado con un paño o envuélvela en papel film y déjala en la nevera una media hora. No la dejes más tiempo, se pondrá dura. Ten muy en cuenta este punto si no quieres arruinar tu masa. Si quieres, la puedes congelar y sacar en el momento en el que vas a cocinar tu quiche. Una excelente manera de tener un producto sano y casero disponible en cualquier momento.

Para la mezcla:

  1. Enjuaga bien y seca las verduras. Puedes o no quitarle la piel al calabacín y a la calabaza, como prefieras. No obstante, recuerda que esta le puede otorgar más color y sabor a la quiche.
  2. A continuación, corta el calabacín y la berenjena en rodajas, quita la primera hoja al puerro y córtalo en trocitos pequeños, el pimiento rojo en juliana y los champiñones en láminas. Si quieres puedes añadirle otros tipos de pimiento como el amarillo o el verde.
  3. Salpimienta las verduras. Saltéalas con un poquito de aceite de oliva virgen extra o mantequilla. Para conseguir un sabor excelente usa solo aceite o mantequilla de calidad extra. Si quieres puedes añadirle alguna hierba como tomillo, orégano, albahaca o romero. Para que las hierbas le den más sabor a la mezcla, pásalas por la sartén ligeramente y sin aceite.
  4. Mientras tanto pon el horno a precalentar a 180 ºC. Es muy importante que no olvides este paso para que la cocción te quede perfecta.
  5. En un bol bate un par de huevos y añade la nata, puedes aligerarla con un poco de leche si quieres restar calorías, un poco de pimienta negra recién molida y una pizca de sal. Vuelve a batir e incorpora el queso fresco de cabra desmigado. Acude a buenos fabricantes de queso de cabra para asegurarte que eliges un producto de calidad. Si quieres un resultado más fino y compacto bate la mezcla con una batidora.
  6. Introduce a la mezcla las verduras salteadas. Si quieres puedes elegir otras verduras, lo importante es que combinen bien entre ellas. Otras ideas interesantes podrían ser: espinacas, cebolleta, zanahoria y piñones.

pasos para realizar quiche de queso fresco de cabra

Elaboración final de la quiche con queso fresco de cabra

  1. Extiende la masa quebrada comprada o la casera sobre un molde redondo, forrado con papel de cocina o untado con mantequilla. A continuación, pincha toda la masa con un tenedor para que no se eleve durante la cocción. Ponle otro papel de cocina encima y un puñado de garbanzos. Así te asegurarás de que no sube.
  2. Métela en el horno en una bandeja a media altura durante unos 12 minutos. Lo mejor es que observes la cocción a través del cristal para asegurarte que no se queda cruda pero que tampoco se tueste demasiado. El tiempo de cocción es aproximado, ya que depende mucho del tipo de horno que tengas.
  3. Deja reposar la masa durante un rato. Cuando esté templada píntala con un poco de clara de huevo para que adquiera un tono más bonito.
  4. Añade la mezcla de verduras, huevos, queso fresco de cabra Caprillice y nata e introdúcela en el horno. Deja que cueza unos 25 minutos. Puedes pincharla con un palillo de vez en cuando para ver si la tarta se te ha cuajado bien. Si el palillo sale limpio, tu quiche está listo para sacar.
  5. Si quieres puedes ponerle un par de minutos de gratinado para que adquiera un tono más dorado.
  6. Saca tu quiche del horno y déjala reposar unos diez minutos. Lo ideal es comerla templada para no quemarte el paladar.
  7. Puedes adornar tu quiche de verduras y queso fresco de cabra con unas hojas de menta, albahaca fresca o espolvorearla con un poco de orégano seco.