El queso viene siempre ya listo para comer, sin necesidad de nada más que elegir el momento y, si se desea, la bebida adecuada. No hace falta nada más para tener su sabor en el plato o tabla. Esta facilidad de consumo le convierte además en un ingrediente idóneo con el que añadir un toque especial a nuestras recetas cotidianas. Y si hablamos de sabor, el queso de cabra es la variedad más recurrida en esas situaciones en que un ingrediente extra se convierte en imprescindible.

3 ideas de recetas con queso de cabra para comer

Fácil de usar en cualquier momento y siempre capaz de añadir un matiz sabroso y reconocible inmediatamente en el paladar; son las virtudes que le garantizan al queso de cabra un lugar en nuestras recetas de cocina como ingrediente. A todo eso hay que añadir su facilidad para combinar bien con gran parte de la pirámide alimenticia de la Dieta Mediterránea. Idóneo con hortalizas y verduras, imprescindible con la pasta y los carbohidratos o dándole carácter a la carne. Su versatilidad le permite aparecer en los entrantes, las ensaladas, los platos principales o la repostería; como crema, salsas, relleno, en trocitos, loncheado, en frío o en caliente… son tantas las posibilidades que cuesta elegir solo 3.

Pizza queso de cabra y cebolla caramelizada

La cebolla caramelizada y el queso de cabra son una combinación ganadora, el contraste de sabores los hace compañeros habituales en las recetas que buscan sorprender en la mesa sin complicarse mucho en la cocina.

Ingredientes:

  • Base de pizza casera
  • 400 gr de cebolla
  • 200 gr de rulo de queso de cabra 
  • Tomate frito
  • 1 – 2 cucharadas de azúcar
  • Aceite de Oliva

Si no tenemos posibilidad de hacer la base de la pizza entonces podemos optar por comprar una masa de pizza fresca de confianza. Las cantidades son orientativas y se puede variar la proporción de queso o cebolla en función del gusto personal.

Preparación:

Cortamos la cebolla en juliana, y la pochamos en una sartén con aceite de oliva (la cantidad suficiente como para cubrir ligeramente la sartén). Cuando la cebolla esté pochada, añadimos el azúcar para caramelizar durante unos 15 minutos, es un tiempo orientativo lo importante es tener cuidado de que no se queme.

Extendemos la base de pizza sobre el horno; la mejor opción sería usar papel de horno sobre una de las rejillas. La horneamos durante unos 3 minutos a 180 grados, si la masa preparada es fina quedará más crujiente.

Es el momento de sacar la base del horno y añadir los ingredientes de la pizza. Extendemos el tomate frito, y sobre él, si se quiere, esparcimos queso rallado al gusto. Una vez tengamos esto listo, añadimos la cebolla caramelizada y los trozo del rulo de queso de cabra. El queso puede colocarse cortado en tacos o en forma de medallones circulares, al gusto de cada cual.

Introducimos todo de nuevo en el horno, ahora a 200 grados, durante unos 8 o 10 minutos. En función del espesor de la masa de la base de pizza podemos esperar más o menos para que el resultado esté a nuestro gusto.

Pizza de queso de cabra

 

Quiche de espinacas y queso de cabra

Son numerosas las recetas que podemos encontrar con la unión de espinacas y queso de cabra. Es una combinación sabrosa, saludable y que depara texturas suaves y agradables de degustar.

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa quebrada o masa brisa
  • 175 ml de nata
  • 3 huevos
  • 200 gr de espinaca fresa
  • 1 rulo de queso de cabra
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación:

Empezamos poniendo unas gotas de aceite oliva en una sartén y pasamos un poco las espinacas por ella. Cuando hayan menguado y estén ya pochadas las retiramos.

En un bol mezclamos la nata y los huevos. Añadimos sal y pimienta al gusto. Después agregamos las espinacas ya pochadas y continuamos mezclando.

Ponemos en un molde de quiche la masa brisa o quebrada y la horneamos a 180 grados 4 o 5 minutos. Recordemos previamente pinchar la masa para evitar que se hinche.

Sacamos el molde del horno y vertemos la mezcla. Ahora cubrimos con rodajas de queso de cabra y horneamos todo a 180 grados durante unos 20 minutos. Este tiempo es aproximado lo mejor es ir controlando el proceso para ver si ha cuajado la quiche.

Receta de quiche de queso de cabra

 

Ensalada con queso de cabra y….

El queso de cabra es un clásico de las ensaladas, combina bien con gran variedad de ingredientes y puede añadirse fácilmente, en frío o en caliente, rebozado o incluso frito. Se puede preparar con cualquier mezcla de hojas verdes y añadir después pasta fresca si se quiere un plato contundente. Otra opción es añadir piñones o nueces junto a las rodajas de tomate y un aderezo de miel y mostaza.

Igualmente se pueden acompañar con aceitunas, pasas y pistachos, junto a un poco de jamón o pechuga de pato. La variedad es enorme y las presentaciones tan diversas como la imaginación de quien la prepare. Lo importante es equilibrar los sabores y las texturas, recordando que el queso de cabra, al tener esta leche menos lactosa, resulta un ingrediente más fácil de digerir y adecuado para todas las variantes.