requesón de cabra

Todo lo que debes saber sobre la elaboración del requesón de cabra 

El requesón de cabra es uno de los manjares preferidos por los que disfrutan de los lácteos. Su peculiar sabor suave y su textura cremosa hace que sea perfecto para todo tipo de recetas. Además, es un alimento muy sano bajo en grasa que proporciona proteínas de alto valor biológico, así como minerales como el fósforo o el calcio. Por eso se puede incluir en cualquier dieta.

 

Las propiedades de requesón de cabra se deben también a su proceso de elaboración. El origen de la receta de este lácteo es difícil de determinar, pero fácilmente se puede relacionar con la aparición de alimentos fermentado en el año 3.000 a. C. Es un alimento milenario que se puede encontrar en diversas partes del planeta y del que existen múltiples variaciones.

 

Para comenzar, el requesón se crea a partir del suero fermentado de la leche que se utiliza para fabricar otros quesos. En este se usa el que se produce durante la elaboración del queso de cabra. De esta manera también se consigue aprovechar este producto con alto valor proteínico. Tan sólo habrá que calentarlo a una temperatura de 90 grados durante unos 30 minutos para obtener la consistencia necesaria.

 

Para conseguir la temperatura deseada en este proceso de elaboración del requesón de cabra se recomienda usar requesoneras o lactofermentadores para no aplicar calor de manera directa.

 

Esta es la principal diferencia que se encuentra con productos parecidos, como la ricota, en la que se utilizan sustancias ácidas para conseguir un resultado parecido. Durante la elaboración del requesón no se utilizan ningún tipo de sustancia conservante ni colorante. Esto hace que aumente más su valor como alimento sano que se crea mediante una receta artesanal.

Mantener la temperatura correcta es muy importante en la elaboración del requesón de cabra

 

A la vez que se le aplica el calor es necesario agitar el suero para conseguir un resultado homogéneo. Se mantiene en reposo durante unos 15 minutos aproximadamente y luego se realiza un escurrido del producto obtenido manteniéndolo a una temperatura de entre 2 y 4 grados que se deberá mantener hasta que es consumido. Durante este tiempo también se aprovecha para que el requesón de cabra se seque al aire.

 

Después de todo este proceso, el requesón de cabra ya está listo para ser envasado y transportado a las tiendas. Su puede presentar en envases de todo tipo aprovechando esta parte del proceso de elaboración para añadirle un punto de sal según las características de cada producto.

 

El proceso de elaboración del requesón de cabra destaca por su sencillez. Pero también hay que tener en cuenta que para su consumo hay que respetar el tiempo en el que sus condiciones permanecen intactas. Se deberá mantener en el refrigerador a la temperatura antes indicada por un periodo no superior a los 25 días.

 

A pesar de que la elaboración pueda ser sencilla, pero es muy importante aplicar el calor de la manera adecuada, y respetar los tiempos de oreo, así como usar una materia prima de calidad. Si quieres disfrutar de este alimento lo mejor es que acudas a los fabricantes de mayor prestigio.

 

 

El requesón de cabra es perfecto para cualquier receta ya que aporta un sabor ligero y además de mucha textura a cualquier plato. En su proceso de elaboración, como puedes comprobar sólo interviene un ingrediente lo que garantiza que el producto siempre tengas las condiciones tan beneficiosas que se le atribuyen. Es un alimento perfecto que no puede faltar en ningún hogar.

COMPARTE ESTA PÁGINA EN TUS REDES SOCIALES

Noticias 

relacionadas

Logo Lácteos Segarra
¿Quieres distribuir nuestros quesos en tu establecimiento?
Logo Lácteos Segarra
¿Quieres distribuir nuestros quesos en tu establecimiento?